sábado, 12 de agosto de 2017

19º DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

1.- VIVIMOS UNA VIDA LLENA DE AGITACIÓN Y PRISAS. 

NOS FALTA ORAR, ENTRAR EN NOSOTROS MISMOS PARA SABOREAR EL AMOR DE DIOS. POR ELLO NOS VIENE BIEN ESCUCHAR EL CONSEJO DEL CARDENAL MERCIER:
“Os voy a revelar un Secreto para ser santo y dichoso. Si todos los días, durante cinco minutos, sabéis hacer callar vuestra imaginación, cerráis los ojos a las cosas sensibles y los oídos a todos los rumores de la tierra, para penetrar en vosotros mismos, y allí, en el santuario de vuestra alma bautizada, que es el templo del Espíritu Santo, habláis a este Espíritu Divino, diciéndole:

“¡Oh, Espíritu Santo, alma de mi alma, te adoro! Ilumíname, guíame, fortaléceme, consuélame; dime qué debo hacer, dame tus órdenes; te prometo someterme a todo lo que desees de mí y aceptar todo lo que permitas que me suceda: hazme tan sólo conocer tu voluntad”.

Si esto hacéis, vuestra vida se deslizará feliz, serena y llena de consuelo, aun en medio de las penas, porque la gracia será en proporción a la prueba, dándonos la fuerza de sobrellevarla, y llegaréis así a la puerta del Paraíso cargados de méritos. Esta sumisión al Espíritu Santo es el secreto de la Santidad.


2.- PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO:

2.1.- Lectura del Libro de los Reyes: experiencia del profeta Elías
La imagen puede contener: noche y texto
En el Monte Horeb Dios se hace presente a Elías que está pasando un momento de grave aprieto. Dios se acerca a Elías no en el viento huracanado, ni en el terremoto, ni en el fuego, sino en un leve susurro, en una suave brisa

LECCIONES PARA LA VIDA:
• Es importante orar cuando vivimos momentos difíciles: siempre nos queda Dios.
• Dios está en lo sencillo. Es la experiencia de Elías: Dios pasa en la brisa, en lo sencillo.
• Dios es cercano a nosotros. Aunque no lo veamos.

2.2.- EL EVANGELIO NOS PRESENTA LA ESCENA DE LA BARCA EN EL LAGO SOMETIDA A UNA GRAN TORMENTA.

• JESÚS: se retira a orar y a la vez está pendiente de los problemas de los discípulos.
Pronuncia palabras de esperanza: “Ánimo, soy yo, no tengáis miedo”

La imagen puede contener: una persona, texto
• LA BARCA: es símbolo de la Iglesia: “La barca iba muy lejos, maltratada por las olas, porque soplaba viento contrario”. También en estos momentos la barca de la Iglesia sufre tormentas que provienen de la debilidad y pecados de los que estamos dentro y de los ataques de sus enemigos, que quieren verla naufragar.
• PEDRO: es el primer Papa, el Jefe de la Iglesia, que nos representa a todos. Primero pide un signo: andar sobre el agua. Jesús se lo concede. Pero pierde la confianza, tiene miedo y se hunde. Entonces hace una oración bellísima “Señor, sálvame”. Y Jesús extendió la mano, lo agarró y lo cogió.

• CONFESIÓN DE FE: así termina la escena con esta expresión: “Realmente éste era el Hijo de Dios” Es la fe de Pedro y de toda la Iglesia nuestro gran tesoro. Manteniendo esa fe nunca estamos perdidos.

LECCIONES PARA LA VIDA.
• La iglesia, barca débil, tendrá que pasar por problemas y dificultades. Pero tengamos confianza. Ella seguirá, porque tiene asegurada la presencia de Cristo y la asistencia del Espíritu Santo.
• Todos pasamos por la experiencia del miedo ante los problemas: una enfermedad, un fracaso....Nos sale gritar: “Señor sálvame”.
• La fe es un “caminar sobre las aguas”. Pero la fe lo puede todo. De la mano de Jesús podemos hacer muchas cosas. Decía un santo contemporáneo: “Soñad y os quedaréis cortos.”

La imagen puede contener: 2 personas, texto

sábado, 5 de agosto de 2017

18º DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR

Estos días me ha impresionado la noticia de que en la Catedral Maronita de Alepo (Siria), que ha sido semidestruida por las bombas, tuvo lugar el martes 11 de julio un gran concierto. La Gran misa en do menor de Mozart fue interpretada por la coral cristiana Naregatsi de Alepo y la orquesta sinfónica de Damasco. 45 músicos y 30 cantantes fueron movilizados para la ocasión.
La catedral que había sufrido las consecuencias de la guerra, se llenó de belleza y alegría. Se convirtió en un nuevo Monte Tabor.

2.- EL EVANGELIO NOS PRESENTA LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR.

La imagen puede contener: cielo, exterior y naturaleza2.1- UN ESCENARIO: EL MONTE TABOR
Los montes son escenarios privilegiados de la vida de Jesús:
Tres son muy importantes:
• El Monte de las Bienaventuranzas: donde Jesús, como nuevo Moisés, d ala nueva ley. Las Bienaventuranzas y el amor a los enemigos.
• El Monte Calvario: monte donde Jesús da la vida por nosotros y lleva hasta el extremo su amor redentor.
• El Monte Tabor: el Monte donde revela su gloria. El Monte de la oración y del encuentro con Dios.
2.2.- UN PROTAGONISTA: CRISTO GLORIOSO
• Jesús aparece envuelto de luz, lleno de belleza: su rostro resplandecía como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz.
• Jesús es el Hijo de Dios: los dos grandes personajes del Antiguo Testamento dan testimonio de su divinidad.
• Dios Padre da testimonio de Él: “este es mi Hijo, el amado, mi predilecto, escuchadle”.

2.3.- VARIOS ACTORES SECUNDARIOS:
• Moisés y Elías: el gran libertador y el profeta de fuego, representan a la ley y los profetas, a todo el Antiguo Testamento. Todo el Antiguo Testamento es preparación de la llegada de Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre.
• Pedro, Santiago y Juan: apóstoles, que también le acompañarán en Getsemaní. Representan al Nuevo Testamento. Y a nosotros.

3.- CONCLUSIONES

3.1.- Contemplemos la gloria, la belleza y la grandeza de Cristo. Jesús es el centro de nuestra fe. El es la luz. El es el Hijo de Dios hecho hombre. La gloria de Dios se hace presente en Cristo. “Eres el más bello de los hombres, en tus labios se derrama la gracia”.

3.2.- Valoremos las auténticas estrellas: Estos días los traspasos millonarios de futbolistas nos hacen pensar que ellos son las estrellas del mundo. Pero hay otras personas anónimas que sí son auténticas estrellas para los demás. Estos días he releído un testimonio de un joven ante la muerte de su padre:
“Mi padre era un crack. Está claro que era una de esas personas que no hay muchas en el mundo. Su corazón rebosaba cariño, pero no un cariño cualquiera, sino un cariño incondicional por el que tenía al lado, fuera quien fuese, y al que intentaba en todo momento arrancar una sonrisa. Su alegría y ganas de vivir nos las contagió a todos a lo largo de su vida con su impresionante ejemplo de bondad, sencillez y humildad. Desde que se levantaba por la mañana y nos despertaba para ir al colegio, hasta que se dormía por la noche, no hacía otra cosa que dar y dar a los demás. No nos damos cuenta, pero papá ha sido un regalo que Dios nos ha querido hacer a todos los que le conocimos, un trocito de Dios en la tierra, y nosotros, mamá y hermanos, le hemos podido tener en nuestra casa durante todos estos años”.
Aprendamos nosotros desde la sencillez a ser estrellas que dan luz a los demás. Por nuestro amor, por nuestra entrega cotidiana, por nuestro testimonio de fe.

3.3.- Dediquemos tiempo a subir al Monte Tabor: a la oración y al encuentro con Cristo.
“Jesús es la ´Hermosura que excede a todas las hermosuras´…¿Cómo podemos vivir tan ciegos, sin reservar cada día un tiempo y un espacio, un corazón, para Dios? ¡Qué bello es el encuentro con Él! ¡Cuánto necesitamos esta experiencia de alegría, tan gratuita e inesperada! Estar ante Jesús. Sin prisa. Con los ojos fijos en Él. Dejándonos enamorar, para entregar la vida cuando bajemos al llano”.

4.- CONCLUIMOS CON ESTA BELLA ORACIÓN DEL CARDENAL NEWMANN

Guíame, Señor, mi luz,
en las tinieblas que me rodean,
¡guíame hacia delante!
La noche es oscura y estoy lejos de casa:
¡Guíame tú!
¡Dirige Tú mis pasos!
No te pido ver claramente el horizonte lejano:
me basta con avanzar un poco...
hasta que la noche dé paso al amanecer
y me sonría al alba el rostro de Dios: 
¡tu Rostro, Señor!

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, cielo y exterior